Escritos nocturnos

Qué deliciosa, qué deliciosa es la noche para escribir. Se levantan las palabras de sus tumbas diurnas para comerse el papel sin piedad ninguna. ¡Morded, arrancadle las entrañas a mi folio!

RECENT POSTS
SEARCH BY TAGS
ARCHIVE