Please reload

Please reload

Ideología e inteligencia

Si hay un tópico que está extendido hoy en día es aquel de "si es de tal ideología, o es tonto, o es mala persona". Suelo tomarme los artículos de esta naturaleza como una suerte de Exégesis de los Lugares comunes a lo Léon Bloy, y es que, aunque ya no, durante mucho tiempo me sorprendía muchísimo cómo podía ser tan sumamente limitado el mundo de alguien como para catalogar a los seres humanos con tamaña facilidad y considerarlos ya por un simple gesto, o estúpidos o demonios. Fascinante. Bueno, pues este artículo es precisamente para (intentar, porque dudo que surta efecto) hacer ver que catalogar la inteligencia de alguien por su ideología es claro síntoma de estulticia, y lo único que se demuestra con ello es una inmensa falta de lecturas y mundo.

 

Para empezar ha de decirse que las ideologías no son marcos inamovibles, sino que son fluidas. Una ideología es un conjunto de categorías rígidas que establecen un marco representativo del cosmos (digo cosmos, y no mundo, porque también este marco afecta a cuestiones de carácter metafísico, artístico, etc., no únicamente político). Ahora bien, un individuo no tiene por qué coincidir con todas estas categorías, sino que lo habitual es que el individuo cree una estructura formada por varios conjuntos categóricos diferentes. A su vez, pese a la rigidez de estas categorías, éstas van, según las circunstancias históricas y otros factores, creando otras categorías nuevas que son alternativas a las anteriores. Esto es harto elaborado de explicar, pero para los profanos lo resumo de esta manera: la ideología de un individuo es el conjunto de representaciones con las que interpreta las circunstancias históricas, y en función de éstas, tendrá una serie de anhelos (ideales).

 

Una ideología tiene implicaciones, se quiera o no, para con la humanidad o una parte de la misma, pues estos anhelos son los que mueven a las masas que participan de tal o cual causa. Estos fines van precedidos de una visión de las cosas (conjunto de representaciones) que son los que causan las confrontaciones e ideas preconcebidas, porque se trata del modo de llegar a ese bien, y se tiende, como ya dije en mi artículo sobre lo moralmente superior, a considerar al otro como "errado" y por lo tanto como "parte del problema". He aquí que la línea de la violencia y el fanatismo sea tan delgada, porque en el momento en que se considera que el otro bando está ocasionando los desastres del mundo es bastante sencillo llegar a aquello de "el mundo estaría mejor sin ellos", y de ahí al exterminio hay un paso. No vacilo en afirmar que el hecho de considerar a alguien "tonto" por pertenecer a tal o cual ideología es un acto de fascismo.

 

La inteligencia y la cultura no pueden medirse por cosas tan triviales como las conclusiones, ya que un imbécil y un genio pueden llegar a las (en apariencia) mismas conclusiones. Se trata del conjunto de razonamientos a través del cual se ha llegado a ello lo que ha de tenerse realmente en cuenta, porque dos conclusiones aparentemente iguales cambian radicalmente su forma sólo por cómo son defendidas. Para poner una situación exagerada cito a Dávila cuando dice aquello de "nada tan difícil como comprender que la fuerza, también, puede ser ridícula", y es que aquí puede observarse que el nulo argumento (la imposición por la fuerza) puede defender un mismo fin que un buen razonamiento que llega a tal conclusión, y sin embargo observamos claramente el nulo sostén intelectual de uno y el peso del otro. 

 

Pero bueno, vayamos a lo más obvio, vayamos al morbo, a lo que le gusta a los simples en estos casos, que ya estarán pensando "muy bien, petarda, pero no tienes pruebas no hay puto ejemplo". Bueno, déjame decirte, adorable lector, que sí que hay ejemplos (sobrados) en la historia. Pero sólo te mencionaré cinco, cinco genios, además, para que los leas y quizá puedan exorcizarte de semejantes juicios de valor apriorístico: Carl Schmitt (nazi), Santo Tomás (cristiano), Bertrand Russell (ateo), Karl Marx (socialista), John Locke (liberal). 

 

No obstante, ha de aclararse otra cosa, y es que la ideología se nutre de precategorización, pero ésta no tiene por qué ser la única base de la estructura de pensamiento de un individuo. Un individuo puede estar plena, parcial, o nulamente precategorizado, de modo que apoyar tal o cuál fin, no implica necesariamente pertenecer a una ideología que también lo defiende, pues las razones que llevan al individuo a tal conclusión pueden ser dadas a partir de precategorías, de pensamiento autocategórico o de una mezcla de ambos. De hecho, si algo demuestra aquel que tiene los prejuicios citados al principio del texto, es que tiene una confusión categórica, y por lo tanto es imposible razonarle porque el razonamiento requiere de enlazar unas categorías con otras de manera clara y distinta, y una confusión de las mismas sólo lleva a ideas generales nubosas de las que no puede discernirse nada. 

 

Por último, aclararé algo que ya puse en mi twitter, pero que vuelvo a escribir aquí a modo de alegato: No tengo ideología, de hecho la rehúyo porque suele conducir a la confusión categórica, pero esto no significa necesariamente que no apoye determinadas cosas, todo depende del contexto histórico y hay movimientos que considero más apropiado defender frente a otros según las circunstancias que se den. Además, que apoye tal o cual movimiento, no quiere decir que tenga mi apoyo incondicional, ni mucho menos. Habrá aspectos que apoye y otros que no. Que apoye algo tampoco quiere decir que esté de acuerdo con ello: lo que quiere decir es que me parece lo más adecuado tras barajar diferentes aspectos, independientemente de que lo comparta o no. Concluyo diciendo que puedo apoyar algo a nivel político, pero no a nivel moral, del mismo modo que puedo apoyar algo a nivel moral, pero no a nivel metafísico. Cada caso alberga muchos matices. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

ARCHIVE
RECENT POSTS
SEARCH BY TAGS

© 2023 by The Food Feed. Proudly created with Wix.com

  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle